Alcohol y Ejercicio ¿Una buena combinación?

Energy Fitness Viviendo la experiencia energy

Podrá parecer obvio, pero el alcohol puede impactar negativamente en todo lo que sucede dentro y fuera de tus entrenamientos, perjudicando el rendimiento y la fuerza, incluso después de que hayas recuperado la sobriedad. Para empezar, todos los atletas necesitan energía. Debido a que el alcohol no se puede almacenar como energía en los músculos (ya que no es un nutriente),  se almacena en forma de grasa. El efecto del alcohol sobre el hígado también puede causar una escasez de oxígeno, lo que interfiere con la producción de la síntesis de trifosfato de adenosina (ATP) , una fuente directa de energía para los músculos. ¿Ya te empezaste a preocupar?.

Promoción My Muscle Factory

¿Cómo afecta el desempeño y desarrollo?

Es claro que uno o dos tragos no causan un gran inconveniente, pero cuando comienzas abusar su consumo, el alcohol puede interferir con la metabolización de los carbohidratos utilizados para producir energía. Los estudios han descubierto que el consumo de alcohol justo antes de hacer ejercicio puede inhibir la circulación de glucosa, que el cuerpo utiliza como energía. Por ejemplo, beber ginebra puede causar que el páncreas comience a secretar sus enzimas digestivas en su interior en lugar de enviarlas al intestino para digerir los nutrientes correctamente. Esto puede inflamar el páncreas y detener el transporte de los nutrientes clave – como la tiamina, ácido fólico y zinc – en el torrente sanguíneo.

No es ninguna sorpresa que entrenar mientras se esta deshidratado no es una buena opción. Pues bien, el alcohol puede conducir a la deshidratación. Esto no sólo puede prolongar la recuperación muscular debido a la disminución del flujo sanguíneo en los músculos, también puede aumentar el riesgo de que te dé un golpe de calor.

Por si aún no fuera suficiente, el alcohol también puede anular todo el trabajo hecho en el gimnasio. Mientras que los estudios en seres humanos han sido más difíciles de ejecutar, el alcohol ha demostrado disminuir la síntesis de proteínas en ratas, lo que detiene el crecimiento muscular mediante la anulación de la reparación de las fibras musculares dañadas. También puede disminuir los niveles de la hormona del crecimiento humano (HGH), que ayuda al cuerpo a construir músculo. Tu bebida con alcohol favorita puede interferir con la digestión y  absorción de las proteínas, y aunque tomes tu shake de proteína post-entrenamiento, este no podrá solucionarlo todo.

¿Dejar el alcohol es la solución?

Si bien no recomendaríamos ingerir bebidas alcohólicas antes de cualquier actividad física, lo mejor es evitarlas en periodos cercanos al ejercicio. El alcohol puede permanecer en la sangre, incluso después de una buena noche de descanso, por lo que debes prohibirte la ingesta de alcohol por lo menos un día antes de tu actividad física. En cuanto a entrenar mientras se esta intoxicado, es claramente un error. El alcohol afecta el juicio y la coordinación, por lo que terminar un entrenamiento será difícil y peligroso, además el efecto diurético del alcohol también aumenta la necesidad de orinar, lo que resulta en la pérdida de electrolitos. Lo siento chicos, pero parece que una milla de la cerveza, probablemente no es la mejor idea. Sucede que la calidad muscular esta en juego y podrías dificultar el paso al siguiente nivel.

Sin embargo, no todo son malas noticias. En moderación (Una bebida para las mujeres y dos para los hombres), el alcohol no es tan malo. Un estudio encontró que un pequeño shot de vodka no tuvo ningún efecto negativo en la recuperación muscular. Y en general, unos sorbos podrían aumentar el colesterol de alta densidad (colesterol bueno), reducir la resistencia a la insulina para proteger el corazón, e incluso reducir el estrés. Así que cuando salgas a divertirte conserva la regla de una o dos copas máximo.

Referencias:

– Interaction between alcohol and exercise: physiological and haematological implications. El-Sayed, M.S., Ali, N., El-Sayed A. Faculty of Science, Liverpool John Moores University, Liverpool, UK. Sports Medicine, 2005;35(3):257-69.

– The effect of exercise, alcohol or both combined on health and physical performance. Suter, P.M., Schutz, Y. Department of Medicine, Clinic and Policlinic, University Hospital, Zurich, Switzerland. International Journal of Obesity, 2008 Dec;32 Suppl 6:S48-52.

– The effect of alcohol on athletic performance. Shirreffs, S.M., Maughan, R.J. School of Sport and Exercise Sciences, Loughborough University, Leicestershire, UK. Currents Sports Medicine Reports, 2006 Jun;5(4):192-6.

– Interaction between alcohol and exercise: physiological and haematological implications. El-Sayed, M.S., Ali, N., El-Sayed, A.Z. Faculty of Science, Liverpool John Moores University, Liverpool, UK. Sports Medicine, 2005;35(3):257-69.

– Correlation between adenosine triphosphate content and apoptosis in liver of rats treated with alcohol. Fukumura, A., Tsutsumi, M., Tsuchishima, M. Division of Gastroenterology, Department of Internal Medicine, Kanazawa Medical University, Ishikawa, Japan. Alcoholism, Clinical, and Experimental Research, 2003 Aug;27(8 Suppl):12S-5S.

– Carbohydrate ingestion during prolonged exercise: effects on metabolism and performance. Coggan, A.R., Coyle, E.F. Exercise and Sport Sciences Reviews, 1991;19:1-40.

– Human pancreatic digestive enzymes. Whitcomb, D.C., Lowe, M.E.  Department of Medicine, University of Pittsburgh, Pittsburgh, Pennsylvania. Digestive Diseases and Sciences, 2007 Jan;52(1):1-17.

– The effect of glycerol and desmopressin on exercise performance and hydration in triathletes. Inder, W.J., Swanney, M.P., Donald, R.A. Department of Endocrinology, Christchurch Hospital, New Zealand. Medicine & Science in Sports & Exercise, 1998 Aug;30(8):1263-9.

– Dehydration and symptoms of delayed-onset muscle soreness in hyperthermic males. Cleary, M.A., Sweeney, L.A., Kendrick, Z.V. Department of Health, Physical Education, and Recreation, Florida International University, Miami, FL. Journal of Athletic Training, 2005 Oct-Dec;40(4):288-97.

– National athletic trainers’ association position statement: fluid replacement for athletes. Casa, D.J., Armstrong, L.E., Hillman, S.K., et al. University of Connecticut, Storrs, CT. Journal of Athletic Training, 2000 Apr;35(2):212-24.

– Muscle blood flow is reduced with dehydration during prolonged exercise in humans. Gonzalez-Alonso, J., Calbet, J.A., Nielsen, B. Human Physiology Department, August Krogh Institute, University of Copenhagen, DK-2100 Copenhagen O, Denmark. The Journal of Physiology, 1998 Dec 15;513 ( Pt 3):895-905.

– Alcohol-induced decrease in muscle protein synthesis associated with increased binding of mTOR and raptor: Comparable effects in young and mature rats. Lang, C.H., Pruznak, A.M., Nystrom, G.J. Department of Cellular and Molecular Physiology, The Pennsylvania State University College of Medicine, Hershey, PA. Nutrition & Metabolism, 2009 Jan 20;6:4.

– The exercise-induced growth hormone response in athletes. Godfrey, R.J., Madgwick, Z., Whyte, G.P. Brunel University, Uxbridge, Middlesex, UK. Sports Medicine, 2003;33(8):599-613.

– Post-exercise alcohol ingestion exacerbates eccentric-exercise induced losses in performance. Barnes MJ, Mündel T, Stannard SR. Institute of Food, Nutrition, and Human Health, Massey University, Private Bag 11-222, Palmerston North, New Zealand European Journal of Applied Physiology. 2010 March;108(5):1009-14. Epub 2009 Dec 11.

– A low dose of alcohol does not impact skeletal muscle performance after exercise-induced muscle damage. Barnes MJ, Mündel T, Stannard SR. Institute of Food, Nutrition, and Human Health, Massey University, Private Bag 11-222, Palmerston North, New Zealand. European Journal of Applied Physiology. 2011 Apr;111(4):725-9. Epub 2010 Sep 28.

– Alcohol consumption raises HDL cholesterol levels by increasing the transport rate of apolipoproteins A-I and A-II. De Oliveira, E., Foster, D., McGee H.M., et al. Rockefeller University, New York, NY. Circulation, 2000 Nov 7;102(19):2347-52.

– Alcohol consumption and insulin resistance in young adults. Flanagan, D.E., Moore, V.M., Godsland, I.F. University of Southampton, Southampton; Imperial College School of Medicine, London, UK. The European Journal of Clinical Investigation, 2000 Apr;30(4):297-301.

Martín Hernández

Martín Hernández

Me gusta levantar pesas y tomar SHAKES de proteína, esta última es la razón por la que voy al GYM. También soy el fundador de My Muscle Factory.

Déjanos un comentario