Cobre

« Regresar al Índice del Glosario MMF
Que es

El cobre es un mineral esencial con funciones antioxidantes, antiinflamatorias y antiinfecciosas. Potencia el sistema inmunológico y participa en la formación de enzimas, proteínas y neurotransmisores. El cobre es a su vez, necesario para la obtención de energía y la función respiratoria. También favorece la síntesis de colágeno y elastina.

El cobre permite la mineralización del hueso, la formación de los glóbulos rojos y los nervios, mantiene las articulaciones, y es necesario para formar el cabello y la coloración de la piel.

El cobre interviene en la función de dos enzimas muy importantes:

  • Enzima Superóxido Dismutasa (SOD): se trata de una de las armas más potentes para combatir los radicales libres. De esta manera, el cobre apoya al sistema inmunológico y mejora la capacidad para combatir las enfermedades.
  • Enzima Lisil Oxidasa: necesaria para la formación de colágeno y elastina. El colágeno es una proteína necesaria para la formación de hueso, la reparación de tejidos y la salud general. La elastina es una proteína del tejido conectivo.

El cobre permite el crecimiento, el desarrollo muscular y la recuperación gracias a su implicación en la síntesis de colágeno y elastina, sustancias necesarias para la formación del hueso y del tejido conectivo.

El cobre facilita la metabolización del hierro, calcio y fósforo. La función respiratoria es favorecida por la presencia de cobre debido a su relación con el hierro, que asegura el transporte del oxígeno a través de los eritrocitos.

El cobre se pierde a través del sudor por lo que las personas con actividad física elevada, sobre todo los atletas, deben garantizar un aporte adecuado. Las mujeres también deben garantizar un aporte suficiente de este mineral.

Si los niveles de cobre son bajos puede aparecer fatiga y debilidad muscular. El cobre además contribuye a la producción y utilización del ATP (Adenosín trifosfato) que es la unidad energética del organismo. La deficiencia de cobre también se ha relacionado con aneurismas aórticos, deterioro de la función inmune, anemia macrocítica, trastornos del tejido conectivo, enfermedad cardiovascular, herpes, bajada de glóbulos blancos, osteoporosis y artritis, calvicie, diarrea, deterioro de la función respiratoria, hiperlipidemia y alteraciones de pigmentación en la piel.

El cobre se encuentra en muchos alimentos. No obstante, pueden darse deficiencias debido a que el zinc, la vitamina C y los azúcares interfieren con la absorción del cobre. El consumo conjunto con proteínas incrementa su absorción.

  • Dónde encontrarlo: mariscos, vísceras, pescados, frutos secos y semillas, legumbres, cacao y yema de huevo.
Beneficios
Usos
  • Belleza y CosmŽtica: Piel, Cabello & U–as
  • Salud & Bienestar: Antioxidantes, Vitaminas & Minerales
  • Sistema îseo y Articular: Articulaciones, Huesos, Dolor e Inflamaci—n
  • Promoci—n de la Salud: Cuidado de la Salud General
  • Belleza y CosmŽtica Femenina: Cuidado de la Piel
Dosis

La cantidad diaria recomendada (RDA) es de unos 900 μg.

La dosis de cobre en forma de suplemento multivitamínico mineral ronda 1,5-3 mg al día.

Para las personas deportistas se recomienda un aporte extra de 0,6 mg por cada 1000 kcal, con un límite de 3,5 mg.

La vitamina C, el zinc y el manganeso pueden interferir con la absorción de cobre. Por esta razón, es recomendable tomarlo por lo menos dos horas antes o después de usar cualquiera de los nutrientes mencionados.

Es aconsejable mantener una proporción de 10:1 aproximadamente entre el zinc y el cobre. Es decir, si se completa con 2 mg de cobre, es aconsejable añadir 20 mg de zinc. Un desequilibrio entre ellos puede causar deficiencia del otro mineral. Por otra parte, dosis de cinco a diez gramos de vitamina C puede también causar desequilibrio de cobre.

El cobre no se suele complementar de forma aislada. Los multivitamínicos minerales suelen proporcionar suficiente cantidad para cubrir las necesidades de la mayoría de las personas.

Efectos Secundarios

El cobre se considera en general seguro. En algunos casos aislados han aparecido síntomas como fatiga, irritabilidad, vómitos y diarrea. El límite diario máximo se sitúa entre 5 mg al día. Los suplementos de cobre no deben ser utilizados por personas que sufran la enfermedad de Wilson.

Referencias
  1. Williams, D.M., “Copper Deficiency in Humans,” Semin Hematol 20.2 (1983) : 118-28.
  2. Ayudas ergogénicas nutricionales para las personas que realizan ejercicio físico. Documento de Consenso de la Federación Española de Medicina del Deporte.
« Regresar al Índice del Glosario MMF